Analitics

sábado, 2 de septiembre de 2017

Invasión musulmana. Nos engañan

Invasión musulmana. Nos engañan

Cuando los imperios de Roma y Cartago se enfrentaron lo hicieron en tres escenarios: sus propios territorios, el mar y la península ibérica. Fruto de la victoria Romana nació la región de Hispania y a la caída de este imperio el reino Visigodo de Hispania. Ahí nació el concepto de España. El reino visigodo alcanzaba gran parte del sur de la actual Francia y Portugal. Con el tiempo perdió casi todo el sur de Francia, salvo la Septimania, conquistado por los francos. A cambio absorbió el reino suevo llegando a ocupar toda la península.
Cuando en el 711 los árabes, en pequeño número, invadieron España por Tarifa, apoyados por los bereberes convertidos al Islam, el reino estaba profundamente dividido. Tanto que en tan solo 8 años casi toda la península estaba ocupada. Y en solo 15 años casi todo el reino, incluida la Septimania, estaba en manos musulmanas. Solo Asturias quedó libre, tras la batalla de Covadonga del 718. Así como las islas Baleares bajo control del Imperio romano de Oriente, posteriormente llamado Bizancio.
Pocos son los datos numéricos, según algunas fuentes el ejército invasor de Tarik fue de unos 7.000 hombres. Algunos cifran en 25.000 el ejército de Musa que compuso la segunda invasión. Ninguna fuente que he leído rebasa los 150.000 en los 15 años que duró la invasión. ¿Ellos solos se hicieron con un reino de 20.000.000 de habitantes? Evidentemente no con la oposición plena de la población. La inacción de las llamadas «clases bajas», básicamente el campesinado cristiano, la traición y colaboración con el invasor de parte de la clase dirigente que seguía siendo arriana, y un programa de «incentivos» a la conversión al islam basado en menores impuestos a los que se convirtiesen hizo que la mayoría de la población hispanorromana acabase aceptando pacíficamente la invasión y muchos de ellos convirtiéndose al islam.
Al igual que siglos después haríamos los españoles con los indígenas americanos, ellos solo lideraron los descontentos, los encabezaron, para acabar traicionándolos y mandando sobre ellos. La duda es ¿Asistimos a una «segunda invasión» y está vez sin un Poitiers que la contenga en los Pirineos?, ¿o en esta ocasión Europa simplemente está suicidándose como lo hizo el Imperio Romano a finales del siglo III, pagando a sus enemigos, en este caso por nada, entonces porque les defendieran de otros?

«La gente paga por su propia subordinación». (Noam Chomsky)
Publicar un comentario