Analitics

domingo, 27 de agosto de 2017

¿Y si no hubo una invasión militar musulmana en el 711?

¿Y si no hubo una invasión militar musulmana en el 711?

La semana pasada os comenté que había historiadores que discrepaban de la versión de la invasión musulmana de Tarik en el 711. No voy a citar fuentes, porque no las tengo a mano, porque sería inútil para la mayoría una lista de viejos libros en papel de los años 60 y 70 y porque las podéis conseguir, esas u otras similares, con una búsqueda en Google.

La versión «alternativa» de la historia

Según estos historiadores, revisionistas, que obvian un hecho significativo, la batalla de Poitiers del 732, para el resto de Europa batalla de Tours; en el 711 no existió ninguna invasión, tampoco ningún Tarik.
Su versión es que las divisiones en la nobleza visigoda, causadas sobre todo por la conversión al arrianismo de Recaredo y su posterior persecución del arrianismo llevó a facilitar una emigración musulmana apoyada por parte de los nobles arrianos, que sería lo que en un par de generación dio lugar a que los musulmanes, ya mayoritarios debido a la conversión de muchos arrianos al islam, tomasen el poder.
La versión de la invasión de Tarik, seria pues una invención del siglo XI o XII con el fin de consolidar la idea de la «Reconquista», mientras que la figura de Don Pelayo no sería más que un noble visigodo católico de segundo nivel que se había levantado contra sus señores al convertirse estos al islam.

Mis objeciones

Como digo hay varias cuestiones en contra de esta versión. La primera es la ya citada Batalla de Poitiers, ¿también emigraron a la dividida Francia?, allí no había arrianos y las divisiones eran políticas y dinásticas.
Otra objeción es que los historiadores que manifiestan esta versión mantienen que no hubo persecución de los católicos por parte de los arrianos y sí al revés, basándose en que la mayoría del pueblo era católico. Sin embargo, se olvidan de la persecución sufrida por Hermenegildo, el hermano mayor de Recaredo, por su propio padre Leovigildo por el hecho de hacerse católico. Cierto que no se perseguía al pueblo, pero sí cualquier atisbo de conversión entre los nobles.
Por otra parte tanto católicos como arrianos consideran a Jesucristo Hijos de Dios, mientras que para el islam es como mucho un profeta menor… ¿Tan pobre era la fe arriana que por unos pocos restos de poder (los altos cargos los obtuvieron árabes y bereberes) se cambiaron de fe?
Por otra parte las conversiones podrían haberse producido en la nobleza, pero siempre existió una parte importante del pueblo llano, los mozárabes, que mantuvieron sus ritos cristianos y católicos y su lengua romanizada, de la que provienen la mayoría de las versiones del habla castellana al sur del Tajo y las lenguas preexistentes antes de la reconquista, como el valenciano que ya se hablaba antes de Jaime I, o el más antiguo romance usado en la época del principado del Cid Campeador.

Lo verdaderamente preocupante

Esta versión alternativa no es más que eso: una versión no oficial de la historia elucubrada en base a la falta de documentos de una época en la que apenas los monasterios mantenía la cultura y en la que alguna leyes se finalizaba con la frase «El señor no firma porque es noble», dando a entender que los nobles, dedicados a la batalla ni sabían ni querían saber escribir.
Lo preocupante es que el planteamiento de una invasión silenciosa, de una emigración que poco a poco va tomando posiciones hasta allegar al punto de ser lo bastante fuerte como para hacerse con el poder, violentamente o no, es algo que ya no tenemos que contemplar como un hecho histórico: basta con mirar a nuestro alrededor y con ver los índices de natalidad y entre que poblaciones se fomenta el aborto, o al menos tiene existo ese fomento.
¿Sinceramente, creéis que cuando se hagan en el poder mantendrán vuestras leyes feministas y LGBT?

Y como siempre recordar que esto no es más que una opinión.
«Ni el amigo de tu enemigo es necesariamente tu enemigo, ni el enemigo de tu enemigo tiene por qué ser tu amigo»
Publicar un comentario