Analitics

miércoles, 9 de agosto de 2017

La libertad no se exporta

La libertad no se exporta

Durante todo el siglo XVIII muchos pensadores y filósofos se dedicaron a reflexionar sobre el poder al margen de la religión, o más bien deberíamos decir en contra de la Iglesia Católica, ya que afectó bastante poco a la estructura de poder de los países protestantes, donde ya se había producido una fractura total de la unidad política religiosa y la estructura organizativa había pasado a depender del príncipe de turno. Para muchos es el comienzo de la libertad, para otros el llamado siglo de la ilustración por dicha reflexión sobre la libertad.
Es cierto que también se avanzaron en otros campos de las ciencias, o al menos dichos avances fueron por primera vez públicos y bien considerados. Me viene a la mente el caso de Jerónimo de Beaumont; militar, inventor y noble del siglo XVI y XVII que diseñó maquinas a vapor, tornillos sin fin, potabilizadores de agua y otros muchos ingenios pero que nadie siguió su obra por considerarse una actividad poco adecuada para los nobles en su tiempo.
Sea como fuere la ilustración, en lo político, del siglo XVIII acabó en dos baños de sangre: uno corto y exitoso y otro largo y que acabó en un estrepitoso fracaso.
El primero empezó 16 de diciembre de 1773 con el denominado Motín del té. Culminó en el Tratado de París se firmó el 3 de septiembre de 1783. Pasando por la declaración de independencia de las trece colonias el  4 de julio de 1776. Aunque en realidad su culminación exitosa fue con la creación de la primera (por ahora única, pese a las varias enmiendas) Constitución de los Estados Unidos de América ratificada el 21 de junio de 1788. Una constitución y un nombre pensado para extenderse de Alaska a tierra de Fuego. Un sistema que puede no ser perfecto y que pasando de la teoría de Montesquieu de la separación de poderes se basa más bien en la compensación de poderes, haciendo que unos poderes se interrelacionen con otros y se contrapesen de forma que ninguno de ellos pueda tomar el poder absoluto.
Siguiendo con las prácticas consuetudinarias anglosajonas, en Estado Unidos, no podemos hablar de una separación real de poderes. No solo porque el tribunal supremo lo nombre el Presidente aunque sea sometido a la aceptación del Congreso. También porque los jueces, cualquier juez, con sus sentencias crean precedentes con valor de ley. El juego de vetos y contra vetos entre el legislativo y el ejecutivo, la posibilidad de legislar del ejecutivo mediante orden presidenciales, la de cualquier juez de paralizar una ley, sea del congreso o una orden presidencial, planteándole s constitucionalidad al supremo… todo ello hace que no podamos hablar de separación sino de interrelación de poderes, buscando el que ninguno sea lo bastante poderoso como para imponerse a los demás.

El segundo caso empezó 17 de junio de 1789 cuando parte de los estados franceses, la parte de la burguesía representada en el tercer estado, se constituyó en Asamblea Nacional y tras su disolución por orden del rey se reunió en un recinto dedicado a una variante del tenis o del frontón (según fuentes) para constituirse en Asamblea Nacional. Su revolución fue bastante más idealista y como tal condenada al fracaso. La supuesta libertad y democracia que iba a traer a la nación acabo en la dictadura del Terror de Robespierre y su Comité de salud Pública, del que él mismo fue víctima. Para acabar pasando de un absolutismo blando a la dura tiranía el primer imperio napoleónico o el absolutismo duro de la posterior restauración. Pese a la fama y los muchos fallos el absolutismo borbónico estaba moderado por los condicionantes históricos. Derechos (sobre todo fiscales) de muchos territorios, leyes particulares y privilegios históricos hacían que el poder de los reyes no fuera tan absoluto como mantienen los historiadores. La revolución Francesa, en una primera fase, eliminó todas esas antiguas leyes en Francia. Las guerras napoleónicas extendieron la eliminación de las mismas a toda Europa, fueran países conquistados, invadidos desde la alianza o asociados tras una derrota, mantuvieran o no a sus anteriores dirigentes. Así pues en España fue el rey José I el que derogó todos los antiguos fueros que permanecían, eliminó los impuestos nobiliarios e igualó a todos los españoles residieran dónde residiesen. Y eso se aplicó tanto a la España Europea como a la Americana o Asiática. Fue sobre esa base (y no sobre la constitución de 1812) sobre la que Fernando VII estableció su poder absoluto en 1823 con el apoyo de tropas venidas de Francia. Pero también fueron las derogaciones de leyes impuestas por Napoleón a la Confederación del Rin tras la disolución del Sacro Imperio Romano Germánico, o a Austria, y la mediatización de la nobleza de dichos territorios (dejándoles algunos privilegios pero eliminándoles el poder efectivo) las que permitieron que los reyes de Prusia o el emperador de Austria se constituyesen en poderes casi absolutos hasta su caída en la primera guerra mundial.

Este segundo caso no solo fue un fracaso total, sino que no extendió, en la práctica, la libertad por Europa, por mucho que algunos lo indiquen, como mucho favoreció la extensión de unas ideas, que tomaron vigor al ser reprimidas.

lunes, 31 de julio de 2017

Maduro nos muestra el camino

Maduro nos muestra el camino

Este fin de semana pasado se realizó el golpe de estado del dictador venezolano asesorado por Pablo Iglesias y demás cuadros de Podemos. La llamada Asamblea Constituyente convocada por Maduro mediante un sistema electoral que solo permite votar a los afines para algunos representantes y que en aquellos puestos para los que todo el mundo está llamado a votar se ha «institucionalizado» de forma que en aquellos territorios afines a Maduro y al Chavismo son necesarios muy pocos votos para un representante mientras que en los grandes municipios, la mayoría de ellos opositores son necesarios muchos votos para un solo representante.




Lo segundo puede estar tomado de nuestro propio sistema, aunque en principio este se creó sin intencionalidades (se supone) pero que da a las provincias menos pobladas mayor representación de la que les correspondería. O dicho de otra forma un voto en Soria, Teruel, Lérida o Gerona es más rentable que en Valencia, Sevilla, Barcelona o Madrid.


Pero no es ese el problema mayor, el origen de muchos de los representes de esta asamblea constituyente, que no lo olvidemos se convoca por orden de Maduro y sin ceñirse a los procedimientos legales que la propia constitución bolivariana de Venezuela establece para su reforma, está en los llamados representantes de los movimientos vecinales, por los que directamente elimina de la posibilidad de votar a todos aquellos que no le son afines.

Y la quieren importara aquí

Ese es el tipo de «democracia» que se implantaría en España si los asesores de Maduro y del Chavismo en general, Podemos, Compromís, Bildu, la CUP,… llegasen al poder. Una en la que solo sus partidarios tuvieran derechos y los demás no.


Es algo que tampoco se calla. Tampoco saben callar: todos hemos oído las declaraciones en la que afirman que si los mayores no votasen, que si votasen los de 16 años, que si retirar el voto a los ancianos y darlo a los inmigrantes,… todas ellas van en el mismo sentido: negar los derechos, incluso vemos hoy día como en Venezuela niegan el derecho más básico, el de la vida a los opositores a los que abaten a tiros, a los que no piensan como ellos.



No lo olvides, lo que escribo no es más que una opinión… compartida por los muchos que amamos la libertad.



«El partido que yo aquí represento aspira a concluir con los antagonismos sociales,... esta aspiración lleva consigo la supresión de la Magistratura, la supresión de la Iglesia, la supresión del Ejército... Este partido está en la legalidad mientras la legalidad le permita adquirir lo que necesita; fuera de la legalidad cuando ella no le permita realizar sus aspiraciones» Pablo Iglesias — Diario de Sesiones del 5 de mayo de 1910.

domingo, 23 de julio de 2017

La bandera «inconstitucional» de España


La bandera «inconstitucional» de España


Estamos cansado de oír hablar de «banderas inconstitucionales» a la prensa, radio y la televisión. Sobre todo a algunas televisiones. Pero curiosamente esta etiqueta no se aplica a la aparición de banderas tricolor (2ª República). Tampoco a las esgrimidas en algunas regiones que no contemplan sus estatutos. Ni por supuesto a la profusión de banderas de la antigua Unión Soviética que pueblan algunas manifestaciones.

No. Se refieren a la bandera Rojigualda con el escudo del Águila de San Juan.

Bandera constitucional de España

La constitución española define claramente la bandera de España en su artículo 4:

Artículo 4.
  1. La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas.
Según eso lo único que define la bandera en nuestra constitución es las tres franjas: roja, amarilla y roja. El resto son añadidos históricos o legales, pero añadidos.

Así es «constitucional» la bandera que estuvo en vigor entre 1785 y 1873 y entre 1875 y 1931, aunque su escudo actualmente no sea «legal»:


También lo es la vigente la primera república (1873-1874) pues lo único que hicieron fue eliminar la corona del escudo:



Y por supuesto lo es (pese a que a muchos les pese) el uso de la bandera sin ningún escudo, como hizo el bando militar sublevado contra la segunda República entre el 29 de agosto y el 13 de septiembre de 1936:



Y la que usó el escudo republicano con la corona mural entre 1936 y 1938:



O el primer modelo de águila de San Juan entre 1938 y 1945:



O el segundo que estuvo en uso desde 1945 hasta 1977, dos años después de la muerte del dictador Francisco Franco ya reinando Juan Carlos I:



O el tercer modelo de Águila de San Juan aprobado en 1977 reinando Juan Carlos I y que estuvo en vigor hasta 1981, completamente en la democracia:



Y por supuesto la bandera con el escudo aprobado por el gobierno de Calvo Sotelo en 1981:


Banderas inconstitucionales de España

Y por supuesto son inconstitucionales, aunque nadie se refiera a ellas como tales:

La bandera de la 2ª República:



La estelada catalana en su versión con y sin azul. Curiosamente hace treinta años llamaban «blaveros» (Azules) a los Valencianos que exigíamos para nuestra tierra la historia Señera Real.





Como siempre recordad que esto no es más que una opinión.

«Las Palabras no hacen más que ocultar la realidad». (Vicki Baum)




jueves, 20 de julio de 2017

Adiós a Samy S. Lynn

Adiós a Samy S. Lynn

Ya no está en este mundo, ya los problemas han acabado para ella. Sus cenizas es lo único que queda...

No. Eso no es exactamente así. También queda nuestra amistad, nuestro cariño hacia su familia, pero sobre todo sus obras.
Quedan sus hijos, los más necesitados de ella, en especial el mediano Alex, por su enfermedad, pero también los hermanos que han sufrido en primera persona el rechazo de muchos a todo aquel que es diferente en algo a los demás. Porque nos jactamos de una sociedad libre pero a todo aquel que sale de la «normalidad», que no es más que la media estadística (o como diría un amigo, la masa borreguera) la sociedad le hace pagar por sus diferencias, sean o no voluntarias.
Quedan sus libros y quedan sus desvelos y actos en favor de la literatura en Valencia, de los que esperemos haya alguien que tome el relevo. Encuentros como «De raíz», que tuvo su segunda edición en el de «El laboratorio» o el «I Congreso de novela de Valencia»… que esperemos tengan continuidad.
Y digo esperemos, porque aunque había ente del mundo de las letras esta mañana en su funeral he echado de menos a bastantes. El oficiante ha destacado su presencia durante un tiempo en nuestras fuerzas armadas. Posiblemente algo distintivo en ella y que seguro que ha influido en su carácter, franco y directo. Alguien que no aceptaba con facilidad que se le mintiese y que decía las verdades a la cara, por mucho que doliesen. 
Adiós Samy… Hasta siempre en la memoria.

miércoles, 19 de julio de 2017

Adiós Samy S. Lynn. Hasta Siempre


Adiós Samy. Hasta Siempre

Hoy no es día para publicaciones larga, no estoy de humor para escribir. Una buena amiga, escritora, editora y sobre todo buena persona nos ha dejado en la flor de la edad, a los 36 años.





Te llamaron Sandra Marín Sáez pero para todos los que te conocimos en el mundo de las letras tu nombre será el que elegiste, de los muchos que elegiste a lo largo de tu vida: Samy S. Lynn.

Luchadora incansable y vencedora de muchas batallas el cáncer pudo con este tu cuerpo mortal, pero allá dónde te encuentres sabemos que seguirás luchando por lo que más quieres. Tus Hijos.

La ley del Trueno de Sergio Mars

La ley del Trueno de Sergio Mars

Reseña

Novela de fantasía Épica escrita por Sergio Mars en la que un héroe predestinado tiene que conseguir algo épico para lo que lo han elegido los Dioses.
Y hasta aquí llega su parecido con cualquier otra novela clásica del género. El final no es por supuesto el esperado, aunque eso os lo dejo para que lo disfrutéis vosotros, pues es, probablemente, de lo más original de la novela. También lo es, aunque a mi entender precisaría de más explicaciones la existencia de un pueblo nómada y ateo. Eso, en un mundo dónde los dioses tienen poder e influencia. Algo interesante y que invito al autor Sergio Mars a desarrollar. Ya sea como secuela o como precuela. También que curiosas coincidencias genéticas llevan a ese pueblo a estar gobernado como lo está. También habría otro par de flecos a desarrollar. ¿Cómo puede un dios de la montaña influir en unos salvajes del sur para que invoquen a otro dios?
Interesante, curiosa y adictiva. Me llevó apenas un par de días o tres leerla (y eso sin dedicación plena) ya que la tensión va en aumento conforme trascurren las páginas (aunque sean virtuales).

Ficha técnica

Título: La ley del Trueno
Autor: Sergio Mars
Editorial: Cápside
Formato: E-book (mobi, epub)
Tienda: Lektu.
Idioma: español
Palabras: 106593
Páginas: 343
Género: Fantasía Épica

Sinopsis

Hace siglos que Salgaria vive sojuzgada por el Imperio de Fingard, del mismo modo que Siobana, el Dios del Trueno, languidece a la sombra del todopoderoso Wultan. La marea, sin embargo, está a punto de cambiar. Anther’a será invocado desde el vacío sin forma para empujar a los reinos de los hombres hacia el caos, una jugada osada que puede llevar a la aniquilación de toda existencia. Aunque ningún riesgo es demasiado alto con tal de que prevalezca La ley del trueno.
Novela finalista del premio Ignotus 2013.

¿Vuelven las reseñas?

Podéis encontrar alguna reseña en este blog, de una época anterior. Entonces se trataba de compromisos adquiridos que, por motivos técnicos, me fueron imposibles de publicar en su momento en fanfiction.es. Hoy día es una situación distinta. No hay ningún compromiso con el autor. Salvo que asistí a las jornadas organizadas por Mireia G. Higón sobre literatura fantástica y en la que Sergio Mars fue uno de los ponentes.

Sin embargo, algo sí va a cambiar respecto a las reseñas que traiga a este blog. No solo el que sean obras elegidas por mí y que me hayan gustado. También el que no tendrán necesariamente que ser de literatura fantástica o de ciencia ficción. Pero sí el que sus autores o editoriales deberán ser valencianas, o residir en Valencia.