Analitics

jueves, 20 de julio de 2017

Adiós a Samy S. Lynn

Adiós a Samy S. Lynn

Ya no está en este mundo, ya los problemas han acabado para ella. Sus cenizas es lo único que queda...

No. Eso no es exactamente así. También queda nuestra amistad, nuestro cariño hacia su familia, pero sobre todo sus obras.
Quedan sus hijos, los más necesitados de ella, en especial el mediano Alex, por su enfermedad, pero también los hermanos que han sufrido en primera persona el rechazo de muchos a todo aquel que es diferente en algo a los demás. Porque nos jactamos de una sociedad libre pero a todo aquel que sale de la «normalidad», que no es más que la media estadística (o como diría un amigo, la masa borreguera) la sociedad le hace pagar por sus diferencias, sean o no voluntarias.
Quedan sus libros y quedan sus desvelos y actos en favor de la literatura en Valencia, de los que esperemos haya alguien que tome el relevo. Encuentros como «De raíz», que tuvo su segunda edición en el de «El laboratorio» o el «I Congreso de novela de Valencia»… que esperemos tengan continuidad.
Y digo esperemos, porque aunque había ente del mundo de las letras esta mañana en su funeral he echado de menos a bastantes. El oficiante ha destacado su presencia durante un tiempo en nuestras fuerzas armadas. Posiblemente algo distintivo en ella y que seguro que ha influido en su carácter, franco y directo. Alguien que no aceptaba con facilidad que se le mintiese y que decía las verdades a la cara, por mucho que doliesen. 
Adiós Samy… Hasta siempre en la memoria.

miércoles, 19 de julio de 2017

Adiós Samy S. Lynn. Hasta Siempre


Adiós Samy. Hasta Siempre

Hoy no es día para publicaciones larga, no estoy de humor para escribir. Una buena amiga, escritora, editora y sobre todo buena persona nos ha dejado en la flor de la edad, a los 36 años.





Te llamaron Sandra Marín Sáez pero para todos los que te conocimos en el mundo de las letras tu nombre será el que elegiste, de los muchos que elegiste a lo largo de tu vida: Samy S. Lynn.

Luchadora incansable y vencedora de muchas batallas el cáncer pudo con este tu cuerpo mortal, pero allá dónde te encuentres sabemos que seguirás luchando por lo que más quieres. Tus Hijos.

La ley del Trueno de Sergio Mars

La ley del Trueno de Sergio Mars

Reseña

Novela de fantasía Épica escrita por Sergio Mars en la que un héroe predestinado tiene que conseguir algo épico para lo que lo han elegido los Dioses.
Y hasta aquí llega su parecido con cualquier otra novela clásica del género. El final no es por supuesto el esperado, aunque eso os lo dejo para que lo disfrutéis vosotros, pues es, probablemente, de lo más original de la novela. También lo es, aunque a mi entender precisaría de más explicaciones la existencia de un pueblo nómada y ateo. Eso, en un mundo dónde los dioses tienen poder e influencia. Algo interesante y que invito al autor Sergio Mars a desarrollar. Ya sea como secuela o como precuela. También que curiosas coincidencias genéticas llevan a ese pueblo a estar gobernado como lo está. También habría otro par de flecos a desarrollar. ¿Cómo puede un dios de la montaña influir en unos salvajes del sur para que invoquen a otro dios?
Interesante, curiosa y adictiva. Me llevó apenas un par de días o tres leerla (y eso sin dedicación plena) ya que la tensión va en aumento conforme trascurren las páginas (aunque sean virtuales).

Ficha técnica

Título: La ley del Trueno
Autor: Sergio Mars
Editorial: Cápside
Formato: E-book (mobi, epub)
Tienda: Lektu.
Idioma: español
Palabras: 106593
Páginas: 343
Género: Fantasía Épica

Sinopsis

Hace siglos que Salgaria vive sojuzgada por el Imperio de Fingard, del mismo modo que Siobana, el Dios del Trueno, languidece a la sombra del todopoderoso Wultan. La marea, sin embargo, está a punto de cambiar. Anther’a será invocado desde el vacío sin forma para empujar a los reinos de los hombres hacia el caos, una jugada osada que puede llevar a la aniquilación de toda existencia. Aunque ningún riesgo es demasiado alto con tal de que prevalezca La ley del trueno.
Novela finalista del premio Ignotus 2013.

¿Vuelven las reseñas?

Podéis encontrar alguna reseña en este blog, de una época anterior. Entonces se trataba de compromisos adquiridos que, por motivos técnicos, me fueron imposibles de publicar en su momento en fanfiction.es. Hoy día es una situación distinta. No hay ningún compromiso con el autor. Salvo que asistí a las jornadas organizadas por Mireia G. Higón sobre literatura fantástica y en la que Sergio Mars fue uno de los ponentes.

Sin embargo, algo sí va a cambiar respecto a las reseñas que traiga a este blog. No solo el que sean obras elegidas por mí y que me hayan gustado. También el que no tendrán necesariamente que ser de literatura fantástica o de ciencia ficción. Pero sí el que sus autores o editoriales deberán ser valencianas, o residir en Valencia.

lunes, 17 de julio de 2017

Revolución y golpe de estado. Nos engañan

Revolución y golpe de estado. Nos engañan

Existen tres formas de modificar las leyes: reforma, revolución y golpe de estado. Se llama reforma cuando las leyes se cambian de forma pacífica y golpe de estado cuando parte de este rompe la legalidad por la fuerza para crear una nueva legalidad. Revolución sería cuando el cambio legal es rupturista pero viniendo desde el pueblo, desde fuera del estado.
¿Quién dio primero el golpe de Estado? ¿1931, 1936?

Si aceptamos esto la mayoría de revoluciones de la historia son falsas: son golpes de estado. La primera revolución francesa fue un golpe de una parte del estado: el tercio de los estados generales que componía la parte del pueblo, o mejor dicho de las ciudades. La revolución de 1930 contó con parte de la Asamblea Legislativa y con la Guardia Nacional, las milicias ciudadanas creadas en la primera revolución. Y la de 1848 fue promovida directamente por las fuerzas armadas que forzaron a abdicar al rey Luis Felipe, que se había entronizado en la «revolución» de 1830. Tampoco la «Revolución de Octubre» fue realmente una revolución. Un grupo de miembros de la Duma, del partido Bolchevique, alentaron a las masas para con su excusa hacerse con el poder, por el simple motivo de haber perdido las elecciones posteriores a la revolución de febrero.
Algo similar podemos hablar de España. La revolución liberal de 1820 fue un golpe de estado del coronel Rafael de Riego (Sí, el del himno de la II República), al igual que la revolución de 1868 que derrocó a Isabel II, que en realidad fue un golpe militar dado desde Cádiz. Y lo mismo podemos decir de la proclamación de la II república, que tuvo más de revuelta palaciega al decir determinados elementos militares (y policiales) al rey que no iban a detener a las masas si estas se levantaban  pese a que el triunfo republicano fue únicamente en algunas grandes ciudades, y si contabilizamos todos los números los ganadores de las municipales fueron los partidos monárquicos. ¡Pero queda más bonito decir «revolución» que «golpe de estado»!
Juego de Pelota. ¿Revolución? Francesa

No soy catedrático… todo esto no es más que una opinión, no lo olvides.

«No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura.». (1984 – George Orwell)

sábado, 15 de julio de 2017

Miguel Ángel Blanco, Ortega Lara y demás Víctimas

Miguel Ángel Blanco, Ortega Lara y demás Víctimas

Este artículo lo realizo en respuesta a los comentarios (la gran mayoría elogiosos) recibidos en las redes sociales de mi anterior artículo sobre Miguel Ángel Blanco. También de algunos comentarios a otros artículos compartidos sobre él como símbolo para todas las víctimas de ETA. Y en respuesta a algunas críticas, las menos y casi todas ellas por privado.

Ortega Lara

Algunos amigos me han reprochado no hablar de Ortega Lara no de la época del secuestro de Miguel Ángel. A esto último me referiré más adelante. Respecto a Ortega Lara, su principal importancia es que estuvo allí y reaccionó como un hombre de bien. Como recientemente reaccionó Ignacio en Londres: haciendo frente. No cediendo al chantaje. Y diciendo que el gobierno había hecho bien en no ceder al chantaje.
¿Es menos víctima por estar vivo? No .Pero es cierto que está vivo. No sé si ya era del PP cuando estaba secuestrado o se apuntó luego. Dejó el PP, en un gesto que le hora aunque sea el último, en la misma época que María San Gil y Regina Otaola. Sin embargo, como diría Mayra Gómez Kemp, «hasta aquí voy a decir», ya que no quiero hablar contra él.

Miguel Ángel y la vileza moral de ETA.

No hablé del secuestro de Miguel Ángel, del anuncio de su asesinato. Ni de su aparición el día indicado con un tiro en la nuca. Tiro que por sadismo o por torpeza no lo asesinó inmediatamente sino que dio lugar a horas de agonía. Personalmente dudo que su asesino careciese de práctica como para un tiro bastante más limpio e inmediato, dadas las circunstancias.

Solo estas circunstancias lo convierten en una víctima especial, como luego repetiré. En un símbolo de la vileza moral de los integrantes de ETA. Y de todos los que interesadamente o no apoyan a ETA y sus postulados.
Miguel Ángel Blanco, el «2 de mayo» español de finales del siglo XX, solo que en esta ocasión él murió y los españoles perdimos.

Miguel Ángel Blanco y el ayuntamiento de Madrid

Es cierto que si honrásemos a todas las víctimas de ETA cada día habría que poner una, o varias, pancartas en todos los ayuntamientos de España en su honor. Cada día del año hay alguien que conmemora el aniversario de uno o más asesinados por ETA durante la democracia. Da igual que fuese gente que pasaba por allí. Como en el caso de las muchas víctimas de Hipercor. Simplemente porque la empresa propietaria, El Corte Inglés, se negó a pagarles la extorsión, mal llamada «impuesto revolucionario». O niños, como Irene Villa, cuyo único problema a ojos de los asesinos era que su familia eran Guardias Civiles.
Pero el caso de Miguel Ángel Blanco es especial. Es especial porque fue secuestrado por ser español, por ser del PP, por ser concejal. Es especial porque fue secuestrado después de la liberación de Ortega Lara por las Fuerzas de Seguridad. Liberación por las armas y sin que el estado cediese al chantaje de su secuestro. Es especial porque por primera (y única) vez, ETA anunció que asesinaría a un secuestrado y el plazo de tiempo. Es especial porque «el pago», el chantaje que exigían era el acercamiento de presos a Vascongadas. El mismo que por el secuestro de Ortega Lara.
Esa ignominia lo convierte en un símbolo. Sin menospreciar al resto de víctimas (muertas y vivas) merecedor de un tratamiento especial. Porque en el fondo honrar a Miguel Ángel es honrar a todas las víctimas de ETA. Víctimas de ETA, del nacionalismo separatista. Probablemente eso es lo que ha estado tratando de evitar la alcaldesa de Madrid… y de todas otras tantas ciudades que no han salido en la prensa.
El Ayuntamiento de Madrid no lució ninguna pancarta en apoyo de Miguel Ángel Blanco ni de otras víctimas de ETA en el mismo lugar en el que la alcaldesa de Podemos y PSOE (los grupos que la apoyan) ponen las pancartas de «sus causas».


Miguel Ángel y la traición de los políticos a un pueblo.

El impacto del anuncio, del hecho de que una persona había sido secuestrada y sería asesinada si el estado no se doblegaba, fue brutal. En pequeños grupos, primero, muchos de ellos asociados a las parroquias, al menos fuera de Vascongadas, la gente se reunió. Primero para rezar por su vida y por su libertad, Luego para pedir a ETA directamente que lo soltase. Finalmente los partidos políticos, incluso los nacionalistas, se fueron poniendo al frente de esas manifestaciones populares. Y por populares me refiero a que nacían del propio pueblo no de ningún partido.
Poco tardaron los partidos en traicionar al pueblo. Los nacionalistas nada. El 16 de julio de 1998 (casi coincidiendo con el primer aniversario) firmaron la «Declaración de Barcelona», autentica hoja de ruta de lo que estamos viviendo. El 12 de septiembre se consumaba la traición definitiva con el «Pacto de Lizarra» o «Pacto de Estella». Todo depende de si nos referimos a la ciudad con el nombre de los asesinos o con el nombre en español.

El inexplicado (la explicación judicial es menos que válida por los muchos cabos que deja) atentado del 11 de marzo de 2004 y el cambio general de la política del PSOE y del PP en estos últimos años confirman una traición al pueblo español solo similar a la perpetrada por Fernando VII contra aquellos ilustrados que hicieron la guerra de la independencia en su nombre, mientras él disfrutaba de la hospitalidad de Napoleón a cambio de la corona que le había regalado.


Recuerda: Como todo lo que publico no es más que una opinión.
Hoy no estoy para citas famosas. Si acaso la que oí ayer en un bar mientras tomaba una café y en la tele tenían puesta las noticias. Uno de esos dos canales que deberían haber cerrado por quiebra. Que se dedican a desmenuzar la Wurtel y otra propaganda varia (como la falta de saludo de la primera dama polaca a Trump, que no fue tal), a falta de «noticias de verdad».
«No sé porque insisten tanto —dijo alguien dos taburetes a mi derecha—, si cada etarra suelto o cada declaración de los catalanes sin respuesta quita más votos al PP que esto».

jueves, 13 de julio de 2017

Miguel Ángel Blanco. 20 años

Miguel Ángel Blanco. 20 años

Hoy querido Miguel Ángel cumples 20 años como ángel. Pues no dudo que tu martirio te llevó directo a los cielos, con independencia de cualquier otro hecho. Solo tu cautiverio, tú sufrimiento y tu pasión hizo que por una vez (lamentablemente una y no más) los españoles de bien despertasen contra el Mal.
Sí porque el Mal no se llama Satán, ni Lucifer, ni Belial. El mal se llama ETA, se llama odio, se llama exclusión… se llama nazionalismo separatista. Sí. Todos. Porque unos ponen las balas (aunque ahora las tengan guardadas y sean pocas) y otros recogen los frutos.
Por una vez tu muerte nos unió. Vano sacrificio en una España a la que puedes mirar a la cara y decir como en su día dijo Julio Cesar «Tu quoque, Brute, fili mi?»[1] con la diferencia de que en lugar de a un hijo adoptivo se lo puedes decir a tu hermana, a tu partido, a tu pueblo, a tu nación…

Sí, también a mí porque salvo estas palabras y no votar a los que te traicionan nada más he hecho. Y digo traicionan porque hable de los que traicionan tu memoria, de los que usan tu nombre para pactar con tus asesinos o rendirse ante aquellos que recogen los frutos de este.


Y sobre todo no lo olvides, esto no es más que una opinión.
«Aquí yace media España, murió de la otra media». (Mariano José de Larra 1809-1837)



[1] ¿Tú también, Bruto, hijo mío? Pronunciado por Julio Cesar cuando su hijo adoptivo le clavó una de las puñaladas que lo mataron.