Analitics

jueves, 13 de julio de 2017

Miguel Ángel Blanco. 20 años

Miguel Ángel Blanco. 20 años

Hoy querido Miguel Ángel cumples 20 años como ángel. Pues no dudo que tu martirio te llevó directo a los cielos, con independencia de cualquier otro hecho. Solo tu cautiverio, tú sufrimiento y tu pasión hizo que por una vez (lamentablemente una y no más) los españoles de bien despertasen contra el Mal.
Sí porque el Mal no se llama Satán, ni Lucifer, ni Belial. El mal se llama ETA, se llama odio, se llama exclusión… se llama nazionalismo separatista. Sí. Todos. Porque unos ponen las balas (aunque ahora las tengan guardadas y sean pocas) y otros recogen los frutos.
Por una vez tu muerte nos unió. Vano sacrificio en una España a la que puedes mirar a la cara y decir como en su día dijo Julio Cesar «Tu quoque, Brute, fili mi?»[1] con la diferencia de que en lugar de a un hijo adoptivo se lo puedes decir a tu hermana, a tu partido, a tu pueblo, a tu nación…

Sí, también a mí porque salvo estas palabras y no votar a los que te traicionan nada más he hecho. Y digo traicionan porque hable de los que traicionan tu memoria, de los que usan tu nombre para pactar con tus asesinos o rendirse ante aquellos que recogen los frutos de este.


Y sobre todo no lo olvides, esto no es más que una opinión.
«Aquí yace media España, murió de la otra media». (Mariano José de Larra 1809-1837)



[1] ¿Tú también, Bruto, hijo mío? Pronunciado por Julio Cesar cuando su hijo adoptivo le clavó una de las puñaladas que lo mataron.
Publicar un comentario