Analitics

lunes, 17 de julio de 2017

Revolución y golpe de estado. Nos engañan

Revolución y golpe de estado. Nos engañan

Existen tres formas de modificar las leyes: reforma, revolución y golpe de estado. Se llama reforma cuando las leyes se cambian de forma pacífica y golpe de estado cuando parte de este rompe la legalidad por la fuerza para crear una nueva legalidad. Revolución sería cuando el cambio legal es rupturista pero viniendo desde el pueblo, desde fuera del estado.
¿Quién dio primero el golpe de Estado? ¿1931, 1936?

Si aceptamos esto la mayoría de revoluciones de la historia son falsas: son golpes de estado. La primera revolución francesa fue un golpe de una parte del estado: el tercio de los estados generales que componía la parte del pueblo, o mejor dicho de las ciudades. La revolución de 1930 contó con parte de la Asamblea Legislativa y con la Guardia Nacional, las milicias ciudadanas creadas en la primera revolución. Y la de 1848 fue promovida directamente por las fuerzas armadas que forzaron a abdicar al rey Luis Felipe, que se había entronizado en la «revolución» de 1830. Tampoco la «Revolución de Octubre» fue realmente una revolución. Un grupo de miembros de la Duma, del partido Bolchevique, alentaron a las masas para con su excusa hacerse con el poder, por el simple motivo de haber perdido las elecciones posteriores a la revolución de febrero.
Algo similar podemos hablar de España. La revolución liberal de 1820 fue un golpe de estado del coronel Rafael de Riego (Sí, el del himno de la II República), al igual que la revolución de 1868 que derrocó a Isabel II, que en realidad fue un golpe militar dado desde Cádiz. Y lo mismo podemos decir de la proclamación de la II república, que tuvo más de revuelta palaciega al decir determinados elementos militares (y policiales) al rey que no iban a detener a las masas si estas se levantaban  pese a que el triunfo republicano fue únicamente en algunas grandes ciudades, y si contabilizamos todos los números los ganadores de las municipales fueron los partidos monárquicos. ¡Pero queda más bonito decir «revolución» que «golpe de estado»!
Juego de Pelota. ¿Revolución? Francesa

No soy catedrático… todo esto no es más que una opinión, no lo olvides.

«No se establece una dictadura para salvaguardar una revolución; se hace la revolución para establecer una dictadura.». (1984 – George Orwell)
Publicar un comentario