Analitics

viernes, 26 de marzo de 2010

Hágase la Luz de Nomar Savan

Hágase la Luz es el título del primer libro de la trilogía La batalla de las Animas que José Ramón Navas publica bajo el seudónimo de Nomar Savan.
Un comienzo lento, demasiado para los filtros editoriales actuales, pero que nos trasmite durante los primeros capítulos la placidez de la creación y la paz inherente a la obra de Élu (Dios, aunque en esta obra plantea la original visión de ser Ella) antes que esta se corrompa.
La batalla de las animas. Hagase la Luz. Norman Savan.
La acción se acelerará cuando los problemas y la división traen la guerra a la tierra de Elereí, "La Tierra Eterna", el planeta de los Ángeles, o Angres, en una estructura que, en los dos primeros tercios de la novela nos recuerda, en cierto modo, a El Paraíso Perdido de John Milton.
Sin embargo, en este caso, la acción continua… llevándonos por Lemuria, Hatlaltei, Atlantis... y otras leyendas de nuestro pasado más remoto lo que nos deja con ganas de conocer la continuación.
La verdad es que si algo echo de menos en la edición es un mapa de las tierras de Elereí, y otro de Genthur, que en algún momento se nombran pero no aparecen, aunque el autor ha solventado el problema publicándolos, al menos el de Elereí, en Internet, en su perfil de Facebook.

La batalla de las animas. Hágase la Luz. Norman Savan.
Datos bibliográficos:
Autor: Nomar Savan
Pg: 480
Formato: 160x240 mm
Encuadernación: rústica. Opción de tapa dura bajo pedido.
ISBN: 978-84-92805-20-4
Editorial: Aldevara.
Sinopsis:
Dios crea el Universo y, junto a él, a sus ángeles. Entre los primeros se haya su Paladín, conocido como Akron. Su vida en el Edén es paradisíaca y sin sobresaltos hasta que un día le asalta una pesadilla que cambia el rumbo de su vida y la del resto de ángeles. Los acontecimientos se propagan como un virus por Elereí y todo acaba en una cruenta y dura guerra entre ángeles por el futuro de una nueva raza. Con el transcurrir del tiempo ve como de esa raza nacen civilizaciones que luego desaparecen bajo las aguas para dar vida a los humanos, perseguidos por el que más les odia, el rebelde Elúvaí. Lo único que les separa del abismo es la perseverancia y la valentía de unos pocos ángeles que aún luchan por los hombres, si ellos fallan, el Universo caerá...y Dios con él.
Publicar un comentario