Analitics

lunes, 1 de marzo de 2010

Hijos de un Rey Godo de María Gudín


No estoy muy seguro si debo calificarla de segunda parte… o de continuación, o nada… de La Reina sin Nombre. Pues realmente, aunque existe un hilo conductor que las une, el espacio del reino de Recadero, con sus importantes eventos en la historia de España es un hueco entre ambas novelas, que más bien las separa.
Recorremos, aunque sea en forma de narración realizada por los personajes, parte del reinado de Recaredo y de su hijo Liuva II para saltar al final de reinado de Sisebuto, que es cuando empieza realmente la acción y continuar por el reinado del Suintila, que en la novela aparece como Swinthila.
Aunque algunos hechos, como la supervivencia de Liuva a su destronamiento por Witerico, o la existencia de hijos vivos de Hermenegildo y el origen cántabro de la Reina Baddo, esposa de Recaredo, no son más que fabulación o especulación de la autora, como el núcleo centra de la trama, que es la unión del Santo Cáliz con una copa celta de oro y el viaje de estos por la historia y geografía de España, antes de su estancia en San Juan de la Peña.
Pero aun considerando las adiciones de la autora, que explica profusamente en el adecuado apéndice, la ficción está muy coherentemente integrada con la parte histórica y es de muy fácil y agradable lectura.
Publicar un comentario