Analitics

miércoles, 31 de marzo de 2010

El timo de la TDT

Quizás debiera haber publicado estos antes… pero algunas ocupaciones me han mantenido ocupado.
Lo cierto es que oyendo estos días en la radio las múltiples noticias sobre el apagón de la Televisión analógica y las múltiples ventajas y beneficios que nos va a traer la TDT no he podido dejar pasar más tiempo antes de redactar y publicar mis comentarios sobre el asunto como usuario forzado, ya, de la TDT durante bastantes años.
No es mi intención hacer un recorrido exhaustivo contradiciendo todo lo que se dice, sino sólo aquello que mis conocimientos o mi experiencia me demuestran que no es cierto… o al menos no totalmente cierto. ¿El resto? No es es que lo sea, simplemente que yo no sé si lo es o no y por tanto no me manifestaré sobre ello.
1. Falacia: Mayor calidad de Señal. Para empezar la TDT no es una señal digital pura… lo que técnicamente se conoce como tal. La TDT es en realidad una digitalización de la imagen y del sonido modulada sobre una señal analógica de frecuencia, ya que la señal digital (lo que se conoce como banda base) sólo nos daría un canal y además fuera del espectro de frecuencias de televisión.
Este filtro digital y la compresión de datos que se aplica hace que un punto de la pantalla dependa de otros (los adyacentes) y de su historia anterior y que el sonido dado dependa de su historia anterior. Por ello es cierto que no vamos a oír ruido ni ver niebla. Si la calidad de señal baja simplemente no la oiremos y la imagen se pixelará, se convertirá en cuadrados más grandes e imágenes fijas… con lo que será imposible seguir la programación.


2. Falacia: Mejores contenidos. Debido a las montañas y a la cercanía de un repetidor pirata de la televisión de Cataluña, en ocasiones tolerado, en ocasiones precintado por los jueces, en las cercanías de mi casa hace años que la televisión, a excepción de la primera, que usa(ba) otro rango de frecuencias, no se podía ver en mi casa más que por la TDT, salvo cuando precintaban el repetidos pirata que entonces se veían todas, lo que sólo ha ocurrido en época electoral. Hasta ahora, en las cadenas que había coincidencia, los contenidos son los mismos. En cuanto al resto de cadenas, dependientes de estas, los contenidos has sido una mezcla y combinación de repeticiones, programas de televenta, concursos telefónicos y telefuturología.
Por más que se empeñen los medios técnicos usados no tienen nada que ver con los contenidos y la programación… que hasta ahora no han pasado de algo pésimo.
3. Falacia: Mayor interactividad: La TDT, al igual que la televisión analógica es un medio en una sola dirección: de la emisora al repetidor y del repetidor a los receptores domésticos. No hay interactividad, pues técnicamente no hay medio de responder ni de enviar la señal a la cadena. Ni los televisores ni los decodificadores ni las antenas están ni estarán, pues para que esto se cumpla necesitaríamos cada espectador usar un canal distinto por emisora e instalar un emisor en casa… y eso no es viable. La alternativa, que podemos encontrar cuando buscamos cómo va a tener lugar esa interactividad, es enviar por Internet (es decir por teléfono vía ADSL) nuestra respuesta… pero salvo vagas generalidades no hay aún un estándar definido, por lo que ningún equipo a la venta en el mercado dispone, ni dispondrás en el futuro una vez se defina, de interactividad.
Es posible, que una vez definido, nazcan equipos que permitan esa interactividad, pero, dado que la vía de comunicación va a ser distinta, sería independiente que la llegada de la señal fuese por TDT o Televisión analógica.
Por otra parte quizás los que mejor comprendan mi planteamiento anterior sean los aficionados al futbol y los dueños de bares. ¿Qué tienen estos dos colectivos en común? Gol TV.
Gol TV representa la reconversión de un canal de la sexta cuyos contenidos eran básicamente seriales románticos, programas de cocina y teletienda de productos de limpieza para el hogar en abierto a un canal exclusivamente de futbol, codificado y de pago. El problema es que no se definió inicialmente ningún protocolo de TDT de pago, por lo que los equipos (televisiones, decodificadores,…) no incorporaban ningún mecanismo para ello. La definición de GOL TV obligó a aquellos que querían suscribirse a comprar nuevos decodificadores… incluso aunque sus televisores ya incorporaran TDT.
Con la interactividad, el día que se defina, pasara lo mismo: habrá que renovar completamente el equipo electrónico, si uno desea acceder a ella.
4. Falacia. Más canales y Televisión de alta definición. No es que no se den. Es que se nos presentan ambos como ventajas, cuando en realidad son incompatibles entre sí.
La digitalización y compresión de la señal permite que un canal use una quinta parte del espectro de frecuencias que necesita la Televisión analógica, para la misma calidad. Eso, en principio nos da la posibilidad de un mayor número de canales, sí.
Pero ese ancho de banda necesario es directamente proporcional al número de pixels o puntos que usemos en la emisión (otra cosa es los que disponga nuestro receptor) y dado que hablamos de una superficie y se debe mantener la proporción ese ancho de banda necesario es directamente proporcional al cuadrado de nuestra resolución.
El sistema de alta definición asociado a la TDT, se basa en multiplicar por dos el número de puntos en cada dimensión de la imagen, por lo que tenemos cuatro veces más puntos y por lo tanto precisamos cuatro veces más ancho de banda… lo que nos lleva a que si usamos la alta definición acabamos teniendo hueco para los mismos canales que antes… que vienen a ser unos 40.
¡Sí! ¡Me han oído bien! A 5Mhz de ancho de banda por canal en televisión analógica cabían (y estaban definidos) unos 40… otra cosa es que las concesiones administrativas no usaran dicha capacidad, solo hay que ver el recorrido de búsqueda de UHF de cualquier televisor: empieza entorno al canal veinti-algo y acaba en el sesenta y siete. En teoría todos podrían usarse. El apagón analógico lo único que hace, dado que en un mismo canal no pueden convivir las señales analógicas y digitales es “liberar” esos canales para su asignación digital.
Naturalmente al comprimirlo obtenemos muchos más… unos 200 canales de los que ahora se estarán usando unos 50 entre nacionales, autonómicos y locales. Pero la cuestión es que no se han concedido, a excepción de Televisión Española, a ninguna cadena un “canal” de los antiguos completo, sino que estos se han fraccionado entre empresas distintas.
La concesión de un canal completo a una empresa le permitiría elegir entre emitir cuatro o cinco canales con calidad estándar o uno con calidad de televisión de alta definición (HDTV) pero al fraccionar obliga a nuevas solicitudes de licencia para la HDTV, teniendo en cuanta, además, que dado el ancho de banda existente no todos los canales podrán ser trasladados a HDTV.
Para finalizar, y aunque aquí sí estaban definidos los estándares desde hace tiempo, la mayoría de los equipos que se han vendido hasta ahora (tanto decodificadores como televisiones) y de los que aún se están vendiendo (en el caso de los decodificadores) no incluyen soporte para la HDTV, ni en su versión real (Full-HDTV) ni simulada (HDTV-Ready)por lo que, para ver los canales que emiten (Canal 9 ya lo hace) o emitan en el futuro, habrá que cambiar los equipos.
6. Falacia. Mayor cobertura. Esta también es una verdad a medias… pues si bien es cierto que el sistema DVB-T permite una mayor cercanía de repetidores y, por tanto, menores zonas de sombra, en puntos donde la ubicación de un repetidor implicaba problemas técnicos por colisión de señal, no nos elimina la necesidad, es más la aumenta, de montar e instalar repetidores, por lo que, aunque debo reconocer que en este caso no me afecta, si hay zonas de España, incluso algunas que recibían señal de Televisión Analógica, que se han quedado sin cobertura al no haber instalado los correspondientes repetidores.

No voy a negar que la TDT represente una ventaja en algunos casos, en el mío concreto ha significado unos años de poder ver una programación que no era accesible en la televisión analógica, aunque emitieran en ella. Pero no es la panacea que tratan de presentarnos, siendo curiosa la coincidencia entre los canales más problemáticos (en los momentos en que hay malas condiciones climatológicas) y que antes pierden la señal con aquellos grupos empresariales menos favorables al partido del gobierno actual, que es el que ha realizado las asignaciones y concedido las licencias.
Por otra parte la mezcla de conceptos y la indefinición, aún hoy día, tanto en algunos aspectos técnicos (como ha pasado con la TDT de pago de GOL TV, dónde faltaría saber cuál va a ser el funcionamiento si existiera una segunda plataforma de pago ¿Valdría la misma tarjeta para varias empresas? ¿Habría que cambiar de tarjeta cada vez, haciendo inútil el mando a distancia? ¿Usara otro sistema, volviendo a obligar a los usuarios a cambiar los equipos?) como administrativos (¿Qué va a pasar con la HDTV? ¿Se crearan nuevos canales dejando los existentes en su calidad? ¿Se duplicará la emisión de algunos en formato normal y HDTV y otros sólo en normal? ¿Desaparecerá la variedad de canales existentes para emitir sólo los que sean viables en HDTV?) o de contenido y organización (¿Se va a seguir con una programación exclusivamente basada en repeticiones? ¿Se van a tener en cuenta los equipos existentes poniendo el logo sobre la imagen para que se reconozca el formato panorámico o se van a usar indefinidamente las bandas negras?) nos hace ser escépticos respecto a que el cambio sea, tal como se ha realizado, realmente beneficioso para el ciudadano, aunque no dudamos que será beneficioso para alguien concreto… muy concreto.

Publicar un comentario