Analitics

sábado, 23 de enero de 2010

Darkover

Os voy a traer aquí, para actualizarlas, algunas de las entradas de mi otro blog de literatura. Empezaré por una de las más antiguas:



Darkover, Portada de uno de los libros de la serie
Pese a que la propia autora reniega del titulo de serie, para sus novelas acerca del cuarto planeta de la estrella Cotman, conocido en el Imperio Terrestre como Cotman IV y por los “nativos” con el nombre de Darkover, lo cierto que que las novelas de la serie Darkover tienen entre si una mayor coherencia y verosimilitud que otras obras de Fantasía Épica, incluyendo trilogías propiamente nacidas como tal.
Cierto es, tal como lo reseña la autora, que casi cualquier novela de la serie puede ser leída independientemente de las demás sin que por ello pierda ningún punto de coherencia, aunque no es menos cierto que algunas de ellas llevan una trama argumental continua, en concreto las que se refieren a la época de mayor contacto con el Imperio Terrano, donde varias novelas comparten protagonistas y por tanto una historia que se va continuando de unas a otras y que, leídas en el correcto orden, permiten ver en ellas mas de lo que podemos obtener con la lectura individual de cada una de las mismas.
Sin Planeta Darkover con sus cuatro lunas: Liriel, Kyrrdis, Irdriel y Mormallor. En el fondo la estrella gigante roja: Cottman.embargo esa no es la única cualidad de la serie, siendo, en mi opinión, muy importantes la evolución social y mental de los pueblos de Darkover, como muestra el que, mientras en las primeras (desde el punto de vista histórico) de la serie en que es un mundo primitivo, o que ha retornado al primitivismo tras la colonización, los poderes telepáticos y mentales que presentan algunos de los habitantes son vistos como magia, mientras que tras la evolución y el contacto con el Imperio Terrestre, pasan a ser vistos como poderes mentales.
Otro punto a tener en cuenta es la coherencia histórico social del que podemos tomar como ejemplo que si bien Marion Zimmer Bradley en un gesto de feminismo plantea la existencia de una hermandad de mujeres guerreras, también acepta la consecuencia lógica de ello, por lo que, pese a las “normas” y “disposiciones” al respecto, los guerreros varones no siempre las tratan como iguales sino que, en bastantes y frecuentes ocasiones, la violación tras la derrota es un hecho cierto pese a las leyes y tabúes sociales, “mágicos” y religiosos que se puedan establecer.
Estamos pues ante una serie que contiene profundas y muy acertadas reflexiones acerca de la evolución histórica y social de un pueblo en el que sus circunstancias los llevan por caminos distintos de la tecnología tal y como nosotros la concebimos, pero que finalmente acaban chocando con esta.
Publicar un comentario